Max: The Curse of Brotherhood – Análisis

max0001

¿Que haces si tu hermano pequeño juega y te molesta en tu habitación? Fácil, buscar por internet algún conjuro que abra un portal a otra dimensión y que un monstruo se lo lleve.

max0008

Si, ni Max ni su hermano se llevan el premio al familiar del año, pero gracias a esto viviremos una experiencia que pese a sencilla resulta muy agradable de jugar. Press Play trae al arcade de Xbox One un juego planteado inicialmente para XBOX 360 y que es la secuela espiritual de Max & Magic Marker. El juego puede definirse como un plataformas 3D de visión lateral en el que los puzzles basados en las físicas son su plato fuerte. Para ello contaremos con un instrumento especial, el rotulador de Max, pero vayamos al inicio.

max0002

Una vez, Max, ve como el monstruo se lleva a su hermano pequeño le entran los remordimientos, quizá por que lo quiera o quizá por evitar la bronca de sus padres. Sea como sea entraremos también en ese portal y veremos que estamos en un extraño mundo paralelo en el cual reinan dos poderosos magos, una anciana que nos cederá sus poderes y ayudará en nuestro camino y el también anciano Moustacho, el malvado mago que quiere un cuerpo joven en el cual pasar su alma para seguir viviendo eternamente. Obviamente querrá poseer el cuerpo de nuestro hermanito y nosotros deberemos salvarlo a tiempo.

max0007

Pero pasemos a la jugabilidad que es lo interesante del juego. Toda la aventura es una continua progresión de aprendizaje haciendo que cada fase y cada mundo sean totalmente diferentes y frescos y que no caigas en el aburrimiento en ningún momento. En el primer mundo obtendremos la habilidad de con nuestro lápiz mágico, dibujar montículos de arena a la altura que queramos para sortear obstáculos. En el segundo dispondremos de una mejora para poder dibujar ramas de árboles a nuestro antojo, en el tercero lianas, en el cuarto chorros de agua a presión y en el quinto bolas de fuego que podremos disparar hacia donde queramos.

max0004

Lo bueno de todo esto es que podremos dibujarlo con los sticks en la forma que queramos y el como deberemos combinar todo esto para solucionar según que puzzles o vencer a los enemigos. Por ejemplo, las ramas podremos dibujarlas como queramos y una vez dibujadas cortarlas por donde deseemos pudiendo moverlo luego con nuestras manos físicamente. O sea, si cae algo del cielo podemos dibujar una rama redonda con un hueco por abajo, hacer que caiga al suelo, meternos dentro y empujarla para evitar esos daños. Ahora combina esto con una liana para crear un pseudo puente colgante y con un chorro de agua a presión que mantenga esa estructura a cierta altura.

max0006

Max es un juego inteligente, en el que aún y siendo fácil ya que en cada zona veremos donde podemos crear elementos y de que clase, deberemos probar en repetidas ocasiones las formas y largura de los objetos y como hacer que todo funcione bien para avanzar a la siguiente zona. Todo tiene una continuidad, no son fases de puzzles una tras otra como un juego de móvil cualquiera si no que iremos avanzando hacia nuestra derecha deteniéndonos para solucionar los problemas que encontremos e incluso viviendo momentos más frenéticos de huídas de trolls gigantes o escenarios que se desmoronan hasta completar cada uno de los niveles de sus cinco mundos.

max0005

La parte final es lo mejor del juego, donde pones a prueba todo lo aprendido con anterioridad, y lo malo es que se queda corto. Cuando el juego de complica de verdad y los puzzles te dan algún que otro quebradero de cabeza más serio, la cosa se acaba dejándote con ganas de más. Eso es bueno en verdad ya que a partir de ahí serían mecánicas repetidas y eso es lo que Max The Curse of Brotherhood intenta evitar a toda costa. El juego se esfuerza en ser diferente durante las 5 o 6 horas que nos durará y eso se agradece mucho.

Técnicamente es discreto, se nota que era un juego para Xbox 360, pero aún y así el diseño artístico es muy agradable a la vista y tiene zonas especialmente resultonas como las cuevas en las que la oscuridad reinará y deberemos iluminar la estancia con nuestro rotulador para ver por donde es seguro avanzar.

max0003

Un juego diferente, agradable y simpático para el Arcade de Xbox One que necesita urgentemente de más productos así. Pese a su look infantil necesitará de una mente bastante más curtida para superar sus puzzles y momentos de plataformas rápidos.

Un juego mucho más valorado por los usuarios que por la prensa, que eso no significa que tenga malas puntuaciones, pero si lo juegas y lo completas te deja una sensación de haber pasado un muy buen rato con él, que es lo que deberían dejarte todos los juegos.

Anuncios

2 comentarios to “Max: The Curse of Brotherhood – Análisis”

  1. Reverb Says:

    De esos juegos que compré a ciegas cuando salió al arcade por tener el primer arcade en la One y también me ha gustado mucho. Ojalá fuera más largo eso si. Al Magic Marker lo jugué en DS y con el stylus se agredece más el tema de dibujar, pero como juego era mucho más sencillo.

  2. Reggie Says:

    He estado viendo vídeos tras leer tu análisis y me gusta, me gusta. 15 euros por 6 horas ya es más que lo que ofrece Kojima jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: